fbpx

Oro no es, plata no es, diamantes sólo en MONAI

blog4cs

Oro no es, plata no es, diamantes sólo en MONAI

¿Te imaginas ver el interior de un diamante?

 

¿Qué pasaría si las personas tuviéramos una especie de visión ultravioleta para mirar a través de las piedras preciosas? Seguramente te habrías enamorado de ese diamante del que tanto dudaste aquella vez pero ¿cómo podrías precisar su valor? 

¿Diamantes o brillantes?

Primero que nada, ¿se llaman diamantes o brillantes? Debes saber que no son sinónimos. El diamante es la piedra preciosa y el “brillante” en realidad es la forma redonda en la que ese diamante fue cortado. 
 

Los diamantes son derivados del carbono y son el mineral natural más duro del planeta. Entre más blancos (transparentes) más valiosos son, sin embargo, pueden presentar inclusiones, o sea imperfecciones; las cuales también causan que la estimación cambie. Otro factor importante es el peso de los diamantes y éste se mide en quilates (ct.)  que no son los mismos kilates (k.) que miden la pureza de los metales y entre más quilates (ct.) tenga un diamante mayor es su valor. Por último, un diamante sólo puede ser cortado con otro diamante y ese corte es la variable cualitativa que revela el brillo del mismo y dependiendo cómo haya sido tallado permitirá que la luz en su interior se refleje adecuadamente. Si sus proporciones no son las idóneas, brillará menos y por ende el corte disminuirá su valor.

introducción a las 4C’s

En realidad, basta con que te guste una gema, el significado lo pones tú. Si lo que buscas es que tus joyas tengan valor comercial te recomendamos aprendas sobre los cuatro criterios de calidad para valuar un diamante: carat, color, corte y claridad.
 

Cada criterio tiene su propia escala de medición y para familiarizarte con ellas te enlistamoss las estipuladas por el GIA (Instituto Gemológico de América):

  1. Carat: el peso de un ct. equivale a 0.2 gramos. Dos diamantes del mismo peso pueden tener costos distintos en función a las próximas características (color, corte y claridad)
  2. Color: la escala va de D-Z desde “sin color” hasta “amarillo claro”.
  3. Corte: va de excelente a malo.
  4. Claridad: de perfecto (FL) a imperfecto (I1, I2, I3).

¿Cómo saber la calidad de tus gemas?

Sería fascinante poder mostrarte con tecnología vanguardista cualquier piedra preciosa a escala modelada en 3D fuera de una pantalla bidimensional y nos encantaría decirte que lo que has visto en películas de ficción ya sucede en la vida real. Por el momento, nos quedan sólo tres alternativas para poder afirmar que una piedra cumple con los mejores estándares geomológicos:

  1. Busca piedras con certificado GIA y valídalo con tu joyero de confianza. Sólo expertos pueden notar las características de las que hablamos en el párrafo anterior con ayuda de herramientas especializadas y por supuesto una buena lupa.
  2. Prueba con un tester de diamantes. Gracias a las propiedades térmicas y eléctricas de las gemas, este conductímetro puede identificar si se trata de una moissanita o un diamante o bien, ninguna de las anteriores. Como alternativa más accesible que el tester, existen las lámparas UV aunque han generado controversias entre especialistas pues éstas captan a simple vista la fluorescencia de un diamante más no han logrado determinar que dicho indicador sea bueno o malo, simplemente permiten visualizar el resplandor de la piedra.
  3. Verifica con un refractómetro. Para comprobar la autenticidad y calidad de una gema basta con reflejar la cantidad de luz del diamante. La piedra debe estar tallada por completo y sin estar montada en una joya, de lo contrario, el refractómetro no logrará dar una lectura correcta.

¿Salt and pepper?

Ahora que hemos comenzado a adentrarnos en los términos básicos de joyería queremos compartir contigo esta metáfora: “Para nosotros, las personas somos como los diamantes, puedes ser tan único y a la moda como un salt and pepper o también como un brillante precioso y codiciado, sólo recuerda que ¡tú eres tu propio diamante!, púlete y refleja el verdadero brillo que ya tienes”.  

El objetivo de este texto es informarte y que al comprar piedras preciosas éstas cumplan tus expectativas. En MONAI creemos que todo es cuestión de contexto, gustos y perspectivas:

“ELIGE LA PIEDRA QUE MÁS TE HAGA VIBRAR ACORDE A TU MOMENTO”. 

Seguro ahora tienes más dudas… Cómo sé qué piedra elegir: ¿naturales, sintéticas o de laboratorio? ¿zirconias, topacios, moissanitas o diamantes? Estos temas son extensos y poco a poco continuaremos adentrándonos y especializándonos en términos de joyería.

Queremos escucharte, déjanos saber qué te pareció este escrito en los comentarios aquí abajo contándonos qué más te gustaría leer.

 

 T E A M   M O N A I.

Conoce más de NOSOTROS, aquí.

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on twitter

Comment (1)

LEAVE A COMMENT

Your email address will not be published. Required fields are marked *